FORO DE ABOGADOS COMERCIALISTAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES


Ir al Contenido

Menú Principal:


Fuero de atracción 3

Doctrina y Ponencias > Doctrina Concursal > Fuero de atracción

Las acciones derivadas de las relaciones de familia de naturaleza patrimonial y el fuero de atracción en los concursos. Autor: Fernando Javier Marcos VOLVER AL INDICE


COMISIÓN Nº 4: DERECHO CONCURSAL.


Tema: Las acciones derivadas de las relaciones de familia de naturaleza patrimonial y el fuero de atracción en los concursos.

Ponencia (de lege lata): Las acciones derivadas de las relaciones de familia de naturaleza patrimonial, pendiente de resolución al momento de la presentación del concurso preventivo o la declaración de quiebra, es atraída al proceso universal por aplicación del art. 21 inc. 1º de la ley 24.522.

1. Sin lugar a dudas el tema traído a debate en esta ponencia, ha provocado y provoca importantes discrepancias en la doctrina y jurisprudencia mercantil.
Nos referimos a la aplicación, respecto de los procesos donde se debate la suerte de los bienes que componen la sociedad conyugal y, en general, de toda acción de contenido patimonial originada en las relacioens de famila; del art. 21 inc. 1º de la ley 24.522, que com o todos sabemos, dispone la radicación ante el Juez del concurso -fuero de atracción- de todos los juicios de contenido patrimonial contra el concursado, cuando se ha abierto el concurso preventivo o se ha declarado la quiebra de uno de los cónyuges o del ex cónyuge.

2. Al respecto sabido es que el art. 21 citado pero en su inc. 2º, establece entre otros pocos casos, la exclusión de los efectos propios del fuero de atracción concursal, a aquellos procesos que se funden en las relaciones de familia.

Esto nos coloca frente a la necesidad de establecer si todos los procesos vinculados a tales relaciones quedan abarcados por dicha previsión o si existen casos que, por su naturaleza, deban ser considerados dentro del precepto del inc. 1º de dicho artículo.

No tenemos dudas que los procesos donde se debate la separación personal, el divorcio vincular, a acción de divorcio, la tenencia de hijos, juicios de reconocimiento, acciones de filiación, entre otras, no se encuentran atraídas por el concurso, dada su evidente naturaleza extrapatrimonial.
Tampoco debe ser radicado ante el juez concursal el juicio promovido a los fin de determinar los alimentos o la modificación de la cuota alimentaria.

Sin embargo, no todo en materia de derecho de familia está relacionado con cuestiones extrapatrimoniales.
Existen casos donde se encuentran en juego cuestiones de claro y ostensible contenido patrimonial.
Nos referimos por ejemplo, a la ejecución de los alimentos acordados o determinados judicialmente con anterioridad a la apertura del concurso preventivo o la declaración falimentaria y, en especial, la liquidación de la sociedad conyugal -pendiente de resolución al momento de ocurrir los actos procesales antes mencionados-, donde entre otros, entran en juego el régimen de recompensas entre cónyuges cuya aplicación podrían provocar la alteración del régimen de privilegios concursales.

2. Planteada la cuestión, debemos analizar brevemente cual es el alcance del precepto contenido en el art. 21 inc. 1º de la ley 24.522.
En el mismo, se pone de relieve la atracción de procesos que tengan naturaleza o contenido "patrimonial", lo que es por demás lógico, dado que el proceso universal, se trate de un concurso preventivo o una quiebra, tienen su razón de ser -más allá de algunos efectos de naturaleza personal- en la protección, administración y liquidación en su caso, del patrimonio del concursado o fallido, pues éste es la garantía común de los acreedores.
La existencia del estado de cesación de pagos, como presupuesto objetivo y necesario para la formación de cualquiera de estos procesos universales, hace que los efectos del concurso se produzcan respecto de la totalidad del patrimonio del deudor (art. 1º de la ley 24.522).
En ese entendimiento, la única manera que esto suceda es trayendo al concurso a todos aquellos que tengan un crédito de naturaleza "patrimonial", para que en el marco propio que imponen las reglas del proceso universal, se verifiquen los créditos, se acuerde con los acreedores respetando la "pars conditio creditorum" o, en su caso, se liquiden los bienes del deudor distribuyendo su producido a prorrata y en base al particular régimen de privilegios que contiene la ley de concursos.

3. Llegamos así al tema que nos ocupa, es decir, al fuero de atracción que ejerce el concurso preventivo (art. 21 inc. 1º de la ley 24.522) o la quiebra (art. 132 de la ley 24.522) respecto de los procesos de contenido patrimonial.
En ese orden de ideas, este fuero que opera solo respecto de las acciones judiciales donde el deudor ha sido demandado -es pasivo-, hace que se radiquen ante el Juez concursal todos estos procesos a fin de poder someterlos a las reglas propias del concurso.
Es su naturaleza patrimonial, la que provoca dicha atracción y no otra cosa.

4. Sentado ello, es necesario establecer que las normas jurídicas deben ser interpretadas en armonía no solo con el ordenamiento jurídico al que pertenecen, sino en particular, con relación a los principios propios de la ley especial que les da origen.
De esta forma, cierto es que el art. 21 citado en su inc. 2º establece que quedan al margen del fuero de atracción, entre otros, las acciones derivadas de las relaciones de familia.
Ahora bien, teniendo en cuenta las normas y principios que hemos venido enunciando de manera apenas sintética, ¿ es razonable y congruente sostener sin vulnerar el principio de "universalidad y concentración", que esa referencia a las "relaciones de familia" involucra a los juicios de tal origen pero de naturaleza patrimonial, como es el caso particular de la liquidación de sociedad conyugal no resuelta, firme y dada a publicidad ?.

Antes de responder a este interrogante, no debemos dejar de considerar que la no radicación ante el juez del concurso de tales acciones patrimoniales -p.e. la liquidación de sociedad conyugal-, necesariamente va a generar que la suerte de los mismos bienes dependa de la decisión de dos jueces, con el agravante que uno aplicará las reglas del proceso singular y otro las del universal, que bien sabemos, son sustancialmente distintas.
Por otra parte el tratamiento de la liquidación al margen del proceso concursal, traería el problema de la inoponibilidad a la masa de acreedores de aquello que se resuelva.
Por ejemplo, si encontrándose ya divorciados, por efecto de las recompensas entre cónyuges el no concursado recibe más del 50 % ganancial, como estas recompensas no son otra cosa que un "crédito", permitir que aquel se las cobre al margen del concurso importaría apartarse de las reglas concursales otorgando de hecho un privilegio no reconocido por la ley 24.522.
Puede también suceder que nos hallemos ante un bien inmueble adquirido por los cónyuges hoy divorciados -bien "ganancial de titularidad conjunta"- donde se aplican las reglas del condominio. Ante ello, ¿ cómo sería posible hacer cesar el estado de indivisión que permita al cónyuge no concursado disponer de su parte, sin que intervenga el juez concursal y el síndico en defensa de los intereses de la masa ?.
En definitiva, la respuesta que se impone a nuestro interrogante y que importa una interpretación razonable y congruente con el ordenamiento jurídico, nos lleva a concluir que el legislador al excluir del fuero de atracción concursal a las acciones derivadas de las relaciones familiares, no ha querido incluir en esta excepción a los procesos que, si bien en ellas originados, tengan contenido patrimonial.
Entendemos que el precepto contenido en el art. 21 inc. 2º de la ley 24.522 debe ser analizado a la luz del principio general del art. 21 inc. 1º de dicho cuerpo normativo, que dispone la radicación ante el juez del concurso de todas las acciones incoadas contra el concursado o fallido, en su caso, de naturaleza patrimonial.

5.- De ello se sigue que, las acciones derivadas de las relaciones de familia de naturaleza patrimonial, pendiente de resolución al momento de la presentación del concurso preventivo o la declaración de quiebra, es atraída al proceso universal por aplicación del art. 21 inc. 1º de la ley 24.522.

Página de inicio | Quienes somos | Espíritu de Junín | Indice de los Encuentros | Institutos provinciales | Próximo Encuentro | Novedades | Eventos Academicos | Fuero Comercial Provincial | Doctrina y Ponencias | Jurisprudencia Provincial | Legislacion Comercial | Links | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal